Cine tejeril: Paranormal activity

A la espera de una nueva entrega de sus erráticas aventurasEl tejedor recomienda un film:

paranormalactivityc

Costó 15.000 dólares y recaudó casi 200 millones de dólares sólo en cines. Paranormal activity fue el fenómeno comercial del 2009, lanzó la carrera cinematográfica de Oran Peli y sirvió de arranque para una de las franquicias más exitosas de Paramount. Posiblemente fuese también la película de terror más comentada del año. Nada mal para tratarse de un debut rodado prácticamente sin medios y sin el apoyo de la industria.

Paranormal activity se inscribe en la corriente de películas que incorporan la cámara a la ficción, adoptando frecuentemente la visión subjetiva de uno o varios de los personajes y simulando los códigos del reportaje o documental. Por ceñirme al género de terror, al estilo de la saga [Rec], El proyecto de la bruja de Blair. Con esta última, además, comparte otra determinante característica: actores desconocidos que no parecen estar actuando. Aquí el resultado es una factura que parece la de un vídeo doméstico y que, por ende, transmite una inusual sensación de cercanía y realismo.

El tipo de rodaje es innovador, sí, pero la estructura de la narración y del guión son más bien clásicas. Oran Peli demuestra un admirable conocimiento de cómo funciona el terror y de cómo construir una historia en continuo crescendo, prácticamente sin tiempos muertos. Juega eficazmente con nuestros miedos en entornos cotidianos, cosa que tendrá a más de un espectador asustado en su propia casa durante una temporada.

Su empleo del sonido y del fuera de campo es excelente, mientras el uso de la cámara –y de la hora indicada en la pantalla– es muy original. Ahora bien, como suele ocurrir en las películas en las que la cámara forma parte del relato, en varias escenas su presencia no es del todo necesaria y en otras, directamente, es un elemento injustificado. Otra cosa es que el film logre tal intensidad que uno no se dé ni cuenta si no se fija expresamente.

Finalmente, es una lástima que el desenlace abandone la sutileza en pos del efectismo, por mucho que sí mantenga la lógica del relato. Dicho esto, yo no soy capaz de reprocharle tal cosa, pues ese final, como el resto de escenas memorables del film, está rodada con un único plano y encima fijo. Bienvenido atrevimiento en la era del videoclip y los montajes frenéticos.

paranormalactivity

Paranormal activity confirma, además, que el arte de tejer también tiene cabida en el cine de terror. Polansky ya le dio cabida en la imprescindible La semilla del diablo, y aquí aparece con mayor prominencia, pues es la protagonista la que hace punto en una de las primeras escenas. De hecho, es un personaje laborioso, dado que en otras dos escenas le vemos realizando bisutería con cuentas.

A la venta en:

Amazon

Otras películas con escenas tejeriles:

Holiday.

El viaje de Chihiro.

 Lars y una chica de verdad.

La gran belleza.

Sobran las palabras.

Anuncios