Diario de un tejedor 19: gafas lloronas

diario19_03

Tras los posavasos manchados y las manoplas pianísticas, llega una nueva entrega de ‘Los inventos inútiles del tejedor’. Las gafas lloronas son el complemento ideal para despertar la compasión del prójimo. Llora a placer en cualquier situación sin que se te corra el rímel ni enrojecer tus ojos. También sirve para aspirantes a actores que acudan al cásting de una película dramática. Almodóvar seguro que te selecciona.

Pero eso no es todo, dado que suponen un complemento esencial para personas extravagantes y aspirantes a modernos. Olvida las gafas de pasta. Ahora lo que se lleva son las gafas de punto. De hecho, son muchas las marcas de gafas que están planteándose el punto para fabricar sus monturas. Al fin y al cabo son más ligeras y baratas. Es más, quizá muchos no sepan que Dolce & Gabanna está pensando en cambiar su nombre: su famoso logo D&G pasaría a referirse a ‘De punto y Ganchillo’. Algo similar ocurre con la actual Pull & Bear, que pasaría a ser Purl & Bear.

También las ópticas están estudiando la posibilidad de incorporar a su oferta gafas de tricot. Imaginad el eslogan: “Le dejamos la vista a punto”. O peor aún: “¿Eres cejijunto?, pues ponte gafas de punto”. Por otra parte, las visitas al oftalmólogo serían más divertidas:

-¿He perdido vista, doctor?
-No, pero ha perdido un punto. Fíjese, aquí, en la segunda vuelta.
-¿Habrá que operar, doctor?
-No, pero tendrá que deshacer.
-Ay, pues póngame anestesia general, que eso de deshacer siempre lo he llevado muy mal.

En cualquier caso, no nos desviemos del tema. Aún no he mencionado la gran ventaja del invento: ¿por qué llorar lágrimas de cocodrilo cuando puedes llorar lágrimas de ganchillo?

diario19_01

Eso sí, las gafas son multiusos. Puedes llevarlas sin lágrimas como un complemento de última moda más. No me negaréis que se puede causar sensación con ellas. Hasta las puedes llevar en la cabeza para no ser menos chulo que nadie.

diario19_02

Ángela, la otra artífice del invento, fue lo suficientemente incauta como para dejarse fotografiar con ellas, de modo que ha podido ser inmortalizada.

diario19_04

El proyecto:

Este ha sido, una vez más, un proyecto creado conjuntamente con Ángela. Ella tejió las lágrimas, pues el ganchillo y yo seguimos en una fase de cese temporal de la convivencia. Yo, en cambio, tejí la montura, que sí podía realizarse más cómodamente en punto. Además, me gusta que aúne ambas técnicas, dado que me parece que se deberían combinar más habitualmente con fines artísticos.

Datos técnicos:

Montura: tejida con Lamana Ica (10 Königsblau).
Lágrimas: tejidas con Natura, de DMC.
Agujas de punto: Agujas de Tricotar Doble Punta de Bambú – Takumi 20cm.
Agujas de ganchillo: Clover – Ganchillo suave.
Hilo elástico para atar las lágrimas.
Gafas de plástico compradas en Tiger que sirvieron como estructura.

Anterior capítulo / Siguiente capítulo.

[Episodio inicial]

7 comentarios en “Diario de un tejedor 19: gafas lloronas

  1. jajajajajajajaja Lo que me he reído!!! XDDD Adoro esas gafas! Son geniales, como vosotros! La cara de Ángela al final! Aiiiiis!

    Muchos besitos preciosos míos!

  2. El grado de surrealismo va en aumento! Ahora veo claro la sesión del bigote daliniano. Por otro lado también me recuerda a la añorada sección “grandes inventos del tebeo” Me parecen unas gafas calentitas con las que no pasar desapercibido, las veo al año que viene en la alfombra de los Goya y los Óscar.

Los comentarios están cerrados.