Recomendaciones del tejedor: Comme Si De Rien N’était

A la espera de una nueva entrega de sus erráticas aventuras, El tejedor recomienda un disco:

commesiderien

Comme Si De Rien N’était.
Autora: Carla Bruni.
Edición: Julio 2008.
Discográfica: Naïve.
Género: Pop/Rock.
Estilos: Pop; Folk.

Comme Si De Rien N’était muy posiblemente sea el primer álbum editado por una primera dama. No obstante, más allá de esa notable circunstancia que, evidentemente, le vino muy bien para promocionarlo ―por entonces era una de las personas más célebres de este planeta de sonidos―, su música no varió apenas. En fin, ya lo adelanta su irónico título, ‘como si no fuese nada’ (que los estudiantes de traducción me perdonen la poco rigurosa reformulación en español), es decir, como si nada hubiese cambiado. Dicho esto, en esencia sí fue el segundo trabajo continuista de Carla Bruni, pero si nos fijamos en los detalles y los matices, se aprecian considerables diferencias.

Para empezar, tras el estimable pero decepcionante No Promises (Naïve, 2006), aquí retomó el francés como idioma principal, el mismo elegido para su excepcional debut, Quelqu’un M’a Dit (Naïve, 2002). Por otra parte, además de componer prácticamente todos los temas, volvió a ser la autora de las letras, de modo que el toque poético, cuando lo hay, es obra suya. Finalmente, su interpretación vocal gana considerablemente en amplitud. Está bien, su registro sigue siendo muy limitado, pero bastante menos que en ocasiones anteriores.

La mayor diferencia respecto a No Promises, eso sí, tiene que ver con los arreglos. Tras sus dos asociaciones con Louis Bertignac, clave en el éxito de Quelqu’un M’a Dit, aquí contó con Dominique Blanc-Francard. Una elección sintomática, dado que el veterano arreglista/ productor/ ingeniero había colaborado con Serge Gainsbourg, Jane Birkin y Benjamin Biolay, entre otros grandes de la canción francesa. Aunque Carla Bruni seguramente le indicó la dirección que quería seguir, Blanc-Francard es el principal responsable de la ambición mostrada en Comme Si De Rien N’était.

Ya no es sólo un ejercicio de pop de estética folk protagonizado por la guitarra. Aquí los arreglos son de mayor riqueza, combinando acompañamientos de metales y cuerda con un imaginativo empleo de instrumentación. Se nota desde el primer tema, Ma Jeunesse, y con el teclado de La Possibilité D’Une Île, y casi en cada pieza introduce alguna variación en la forma de revestir las composiciones de Bruni, así hasta llegar a la más atrevida, Il Vecchio E Il Bambino, versión de una composición de Francesco Guccini, la única cantada en italiano.

Figuran otras dos versiones en Comme Si De Rien N’était: Déranger Les Pierres, de Julien Clerc, y un clásico de los 50, You Belong To Me, firmado por Pee Wee King, Chilton Price y Francesco Guccini, que es la única incursión en el inglés. Ahora bien, los temas estrella vuelven a ser los compuestos por Carla Bruni, especialmente aquellos que, a tenor de lo hechos, sólo pueden ser interpretados como la traducción musical del romance que estaba viviendo por entonces y del que el mundo no tardaría en enterarse a partir de cierto viaje a Egipto. Aquí sustituye el tierno romanticismo de Quelqu’un M’a Dit por un apasionado amor:  funciona muy bien en L’Amoureuse o Ta Tienne, este último con una fórmula que no existe en francés pero que es fácil adoptar.

No es un clásico redondo como su debut, pero sí supuso la confirmación de que Carla Bruni era una de las más interesantes creadoras del panorama europeo contemporáneo en lo que a pop respecta.

Píldoras musicales:

A la venta en:

Amazon

Otras recomendaciones musicales:

Together.

Mondo Amore.

Magic Ensemble.

Mugiboogie.

III.

Un comentario en “Recomendaciones del tejedor: Comme Si De Rien N’était

Los comentarios están cerrados.