¿Haces amigurumis? A mí es que el sushi no me gusta

Cuando entrevistamos al diseñador Josep Mestres, nos regaló la siguiente frase como titular: “Cuando digo que hago ganchillo la pregunta siempre es: ¿y qué haces, tapetes?”. Este es uno de los comentarios que han tenido que oír tejedores de todo el mundo. Hemos recopilado muchas de esas frases y las hemos reunido aquí para que realicemos un proceso de catarsis generalizado.

comida44

Reír por no llorar:

Mi amiga de toda la vida, cuando le dije que hacía ganchillo, puso los ojos en órbita y me soltó: ¡a mí no me vayas a regalar ningún mantelico de esos de vieja, que mi casa es muy moderna! O también me han hecho la típica pregunta irónica y despectiva de “¿pero eso no es de abuelas?”. Pero con lo que más me río siempre es con lo de que hago amigurumi. Una vez, una madre del cole me soltó: a mí el sushi ese es que no me gusta. ¡Y mi prima se pensaba que era un arte marcial! Hago un aumento y…, ¡kiaaaaaa!

O se inventan cómo se dice y lo llaman amigurimi, surimi, onigari, amirimi… La mayoría, a menos que especifiques lo de “muñecos de crochet”, optan por mirarte raro y luego no sé qué se piensan pero no se hacen una idea hasta que no le enseñas una foto.
Mel, de Gallimelmas e Imaginancias.

¿Pero eso del chirimiri qué es?
Cristina, de Oh!villo.

Conversación surrealista en un viaje en el metro:

– Oye, ¿qué tejes?
– Calcetines.
– Ah, ¿me enseñas a hacer la punta?
– ¿Ahora?
– ¡Claro!
– … no.

Y una vez, en la WWKIPD (día mundial de tejer en público), estábamos unos cuantos tejiendo en la calle enfrente de la tienda All You Knit is Love, cuando pasó un heviata desgarbado y nos gritó: HIPPIEEEEEEEEEEEEEEEES! De eso hace casi tres años y todavía nos estamos riendo.
Albis.

Cuando digo que hago ganchillo, las mujeres de mediana edad tirando para tercera edad me miran primero con sorpresa e incredulidad; después de asimilarlo suelen decir: mira, qué bien, una niña joven (aunque tenga 30 si ellas dicen eso, no seré yo quien les lleve la contraria) haciendo cositas de croché. En cambio, si respondo que hago amigurumi la respuesta siempre es (y lo entiendo): ¡ay!, niña, ¿eso qué es? ¿Y cómo dices que se llama, amirujumi? ¿Amigurumu? ¿Amigurimi? Y así un ratito de listen and repeat. Este ejemplo se da entre gente joven o de mi quinta, pero con tono de guasa. En este caso si se hacen el oído duro ante la palabra Amigurumi les animo a que si tan difícil ve la pronunciación del palabro japonés diga: muñeco de ganchillo y todos contentos.
Kraft Croch.

¿Eso no es de viejas?

¿Tricot?, ¡pero si eres tan jovencita!
El crochet me recuerda a mi abuela. (Yo tomo esta frase como un cumplido)
Vero Gobet.

Tanto mi hermana como un buen amigo se dirigen a mí directamente como “la vieja”. Luego, mis compañeros de trabajo, al enterarse de la existencia de Alhambra Knits, me suelen preguntar: ¿has quedado hoy con tu secta? o ¿hoy tienes aquelarre?
Anónimo.

Pero qué viejuna, seguro que te has hecho ya una funda para el papel del WC.
Cristina, de Oh!villo.

¿No es el ganchillo o el tejido para abuelitas? Si tú eres joven.
Ana BC.

Lo que más he oído es “pero si eres muy joven para eso”. Y no está mal, porque a una ‘teeinaymuchis’ no le llaman joven así porque sí. Otras que oigo a menudo son “¿tú no te aburres, no?” o “¿Pero aquí también te has traído las agujas?”.
María.

Cómo se nota que no tienes nada que hacer:

Mucho tiempo libre ¿no?
¿Lo haces mientras consigues un trabajo?
Mariale (lalala toys).

¿Tejes? Cómo se nota que te sobra el tiempo.
Ah…, tejes. ¿Y además en qué trabajas?
Alba Cabrera.

Colección de tópicos:

“¿Haces ropa de bebé?” Como si sólo se pudieran hacer patucos para bebé…
“Entonces, ¿lo haces en secreto no?” Como si fuera algo de lo que debería de avergonzarme.
Clara Montagut.

Pues aparte de la típica de eres una abuela, estás mayor… Aunque no puedo poner una frase concreta siempre me encuentro comentarios que dan por hecho que lo hago porque soy mujer. Además hay una serie de “labores” aceptables y otras que no lo son. Por ejemplo, si haces algo para bebé tiene que tener puntilla y filigranas enrevesadas o no tiene sentido lo que haces, porque “todo el mundo sabe que eso es lo que tiene que llevar un bebé”.
Anónimo.

“¿Y qué haces, patucos para el gato?”.
Eso me lo dicen mucho mis amigos. Si fuera cierto, la gata ya tendría varías docenas de patuquitos.
Eva carot.

¿Un chal, eso qué es? Ah, no, eso es como una toquilla de mi abuela y eso a mí no me pega con mi ropa.
Anónimo.

A mí solo me dicen eso de “es más caro que comprarlo en la tienda”, hablando del precio de las lanas. Se ve esto como antiguamente, cuando se hacía la ropa para ahorrar, no como un hobby. A mí me encanta saber que lo he hecho con mis propias manos, que es de buena calidad o que se ajusta a mis formas, que no es un modelo “de serie”.
Anónimo.

A mí normalmente lo que me suele pasar es que cuando lo digo, nadie se lo cree. Si digo que hago crochet, no lo creen, y si les enseño algo que he hecho, dicen que eso lo ha hecho mi madre o mi abuela. Una vez que ya se van creyendo que hago crochet, lo que suelen preguntarme es que cómo me ha dado por eso, que no es muy normal en un hombre. Y por último, y me ha pasado mas de una vez, alguno que otro, directa o indirectamente, me pregunta si soy homosexual, con lo que está claro que no les parece que esto lo pueda hacer un hombre.
El Señor de los Ovillos.

La más habitual es: “pues no tienes pinta de maruja…”. La encuentro muy irritante.
MJ.

Pregunta: “¿Tejer? Pero, ¿eso no es de viejas?”.

Respuesta: “Pues, no, cada vez hay más gente joven absolutamente fan de las lanas y de las agujas”.

Pregunta: “¿Y no te aburre tejer?. Yo lo asocio con actividad de yayas.”

Respuesta: “Pues la verdad es que se me pasan las horas que no me doy ni cuenta. Tejer no es sólo para yayas…”

Comentario: “No sé para qué pierdes el tiempo en hacerte un jersey, total, en la tienda lo vas a encontrar más barato…”

Respuesta: “Para mí no es perder el tiempo, es una afición que me da satisfacción. Y puede que el jersey de la tienda sea más barato pero no tiene el valor inconfundible de las cosas hechas a mano, con todo el cariño del mundo y además original”.
Rosa Caparrós.

– Claro, esa teje porque como lo hace la Sarah Jessica Parker, ahora está de moda (una chica a una amiga).
– Yo antes tejía, pero luego me di cuenta de que era una chorrada porque por diez euros me compro un jersey del H&M (una chica a otra chica, en mis mismísimas narices).
– Mira la friki esa, haciendo ganchillo (estaba haciendo punto, si me quieres insultar documéntate, ¡ignorante!).
– Qué bien que hagas punto, eso es bonito, no como las chicas de hoy en día que sólo piensan en fumar.
Albis.

¿Teje? ¡Pero si es tan jovencita! (un par de abuelitas que me vieron tejiendo en la calle).
No pareces una persona que teje.
Mijita, ¿y tiene pololo? (pololo es como le decimos a los novios en Chile).
Camila Larsen.

¿No sería mas barato comprar un jersey/cuello/bufanda en las tiendas?
¿Cuánto tiempo tardas en hacer ——— (substituir los puntos por cualquier prenda tejida)?
(Tejiendo en el metro) ¡Eso también lo hace mi abuela!
Mona.

¿Me tejes algo?

” ¿me haces un jersey?” Este lo usan mucho, como si fuera gratis y fácil tejer un jersey….
Clara Montagut.

Pues a mí lo más habitual es que cada vez que estreno algo me digan: “A ver cuándo me haces uno”. Por lo demás, a veces me llaman abuelilla, pero no con una frase concreta.
Pilar.

Un jersey te lo debes de hacer en un rato. Si quieres te compro unos ovillos y esta tarde me haces uno.
Anónimo.

A veces es para bien:

Mi experiencia siempre ha sido muy positiva y nunca, nunca, nunca nadie me ha mirado raro ni me ha hecho comentarios de “eso es de abuelas” ni nada parecido. De hecho una vez una chica me dijo si me podía hacer una foto.

Frase en cuestión: “Ay, ¡qué envidia! (me lo dijo una señora en el autobus, porque a ella le dolían las muñecas y ya no podía tejer).
Diarte.

Yo soy una persona muy movida de las que para poco quieta, así que la frase que más he escuchado es: “no me puedo creer que seas capaz de estar quieta para tejer. ¿Porque tejes sentada, no?
Begoña Sanchez-Sauthier Berrojalbiz.

La frase que mas escucho es: ‘¡cómo aprovechas el tiempo!’ Cuchicheos varios en el transporte público, siempre, y sobre todo que se te sienten al lado y te miren constantemente. A mí no se me ocurre leer el periódico o libro o espiar el móvil de mi compañero de metro.
Siona.

Ver también:

Actualización de mi vida ravelriana.

Diario de un tejedor.

Sorprendentes búsquedas que llevan a La Maison Bisoux.

Aviones y agujas: los proyectos pasajeros.

Mis primeros pasos con el hilado.

Anuncios

22 comentarios en “¿Haces amigurumis? A mí es que el sushi no me gusta

  1. Me encanta este post! Qué me comparen con mi yaya para mí sería un honor y ahora me doy cuenta de lo cansina que era con que me hiciera cosas ( a lo cual nunca me dijo que no) y el mérito que tenía!

  2. Ay! como me he reído con los comentarios. Desde luego que hay gente que no tiene ni idea de la gran satisfacción que da ver un trabajo que has realizado con tus manos. Y de abuelas nada, que yo he hecho ganchillo desde tan pequeña que no me acuerdo cuando empece.. En fin, tiene que haber gente para todo.
    Continuemos tejiendo! que no se pierda.
    Saludos!

  3. jajajjaa, claro que sí!! me veo reflejada en tantos comentarios que me hacen a mí normalmente..jajjaa.
    Sigo tejiendo y orgullosa de hacerlo!. jejeje
    Besitos tejeriles

  4. Gracias, gracias, gracias por está recopilación tan buena. Me he sentido identificada con muchísimas frases. Viva el ganchillo!!!!!!

  5. Me encanta el post… desde luego estoy tan identificada con todas las frases!! A mi un día mi jefe me dijo… “haciendo ganchillo y con gato, a esta no la casamos” y me sentó a cuerno quemado cuando además a mi chico le encanta verme tejer!!
    Vivan las lanas!!
    Louis et Moi

  6. XD me encanta ver que en esto del tejer no estamos solas y que aguantamos con buen humor los comentarios que nos hacen. Suerte tenemos de las abuelas (propias y desconocidas) que nos dedican los comentarios con más ilusión cuando nos ven tejer en casa, en el metro…

  7. Mjajajajaja como me rei, yo no encajo en el “perfil” de tejedora, me visto de negro y tengo muchos tatuajes, un brazo entero x ejemplo, y cuando saco mi crochet y lanas la gente no deja de mirame raro, una vez una senora me dijo “no sabia que la gente como tu tejia” aun no se si era o no un insulto jajajaja xD

  8. JJAJJAJAJAJJ! la de “no me gusta el sushi” es la mejor… también a mi me dijeron que si hacía “muniguris” de esos… ajajajjajaja!

  9. realmente me he reido por esos comentarios, en algunos me siento identificada, mi afición por el ganchillo ,fue hace años, cuando una tarde mi suegra me enseño, y desde entonces no pare de tejer, y ahora con los amigurumis, que les hago a mis nietos,tejo,hasta cuando estoy esperando el tren en la estación, en fin , viva el ganchillo.

  10. La verdad es que me siento identificada con todos los comentarios, hay gente pa’ to. Pero yo me lo pasó bomba y al ver el resultado no me lo creo ni yo. Ánimo a todos y a seguir!

  11. Pues yo siempre digo que no soy craftie, sino “abuelilla vulgaris”, y como tal, no hago chales, sino toquillitas, jejeje.

  12. Divertidísima antología sobre los disparates con los que nos obsequian quienes desconocen el mundo lanero de hoy. Me he reído un montón.

  13. Me ha encantado esta entrada. Me he reído de lo lindo y me identifico en muchas de las escenas. Yo también tengo mi propia anécdota.
    Hace un tiempo fui a un velatorio y llevaba uno de mis bolsos de ganchillo. Mis amigas comentaban que qué bonito y una señora mayor dijo que claro, que yo podía bordar, hacer punto, hacer ganchillo porque estaba soltera (y por ello tenía todo el tiempo del mundo, entiéndase la ironía). La carcajada no la pudieron evitar mis amigas porque la señora lo dijo con toda su inocencia pensando que era cierto y ellas sabían la verdad. Cuál fue su sorpresa cuando se enteró de que trabajo, tengo una niña, llevo mi casa (con ayuda de mi marido), leo, estoy aprendiendo a tocar el piano, etc., etc.
    Es cierto que te miran raro pero qué se le va a hacer, ¡¡vivan las rarezas!!. Y a veces no sé si miran con envidia, con extrañeza o con curiosidad.
    Un beso a todos.

  14. Me sentí identificada con muchas de las anécdotas XD
    A mi en lo particular cuando me ven tejiendo casi siempre me preguntan “¿y estás embarazada?”, como si sólo las mujeres que están embarazadas pudiesen tejer, pero igual continuo tejiendo porque me produce una gran satisfacción ver cada pieza terminada, y como siempre digo “me encanta ver como un ovillo de hilo se puede convertir en tantas cosas maravillosas”.

Los comentarios están cerrados.