Aviones y agujas: los proyectos pasajeros

Cada vez que una tejedora coge un avión, en la cabeza le ronda la idea de llevarse las agujas para continuar tejiendo en las alturas. Y a continuación se pregunta: ¿puedo pasar las agujas por el control o me detendrán por posesión agujil?

Desde que retomé las agujas, tras sucesivos viajes en avión he ido perfeccionando la técnica para camuflar las agujas y pasar el temido control. Una de las primeras veces, en el aeropuerto de Oporto, el señor del control me secuestró unas cinco agujas de ganchillo (una de ellas de bambú) y una aguja lanera. No hubo manera de convencer a este hombre de que no pretendía asaltar el avión con una aguja de ganchillo.

En otra de las ocasiones, en el aeropuerto de Madrid, pasé por un control en el que apenas había personas y la señorita del control detectó mis tijeritas de cigüeña compradas en Londres. Cuando las vi, sentí pánico, se me olvidó facturarlas. En esta ocasión, tuve mucha suerte: la señora me las devolvió con una sonrisa. Imagino que pensaréis que a partir de ese momento, cuidaría mejor qué cosas llevaba en la maleta de mano.

Pues no, no escarmiento. Hubo una tercera ocasión, en el aeropuerto de Berlín. En este viaje nos volvimos cargados de Ito Yarns, de modo que una parte de los conos viajaron con nosotros dentro del equipaje de cabina. No debí de revisar muy bien mi bolso porque pasó el control un neceser que llevaba unas tres tijeras pequeñas, agujas laneras a gogó, alfileres y demás armas de destrucción masiva. Los controladores se debieron de quedar tan flipados con la cantidad de conos que llevábamos (de hecho, nos hicieron abrir la maleta para comprobar que era eso tan misterioso) que ni siquiera repararon en este neceser.

Imagino que vosotras también tendréis historias varias con las agujas y los controles. A pesar de estos despistes, sí he ido refinando mi técnica para camuflar las agujas. A continuación, os detallo cuáles son las cosas que tengo en cuenta.

avionesylanas_02

En primer lugar, no os aconsejo que llevéis agujas de más de 35 cm de largo. Estas agujas ya tienen un largo considerable y es casi improbable que no llamen la atención del controlador, independientemente de que sean de madera o metálicas. Siempre que viajo, me llevo agujas de doble punta o circulares.

Si opto por llevarme agujas de punto de doble punta, procuro llevármelas de madera o bambú. Tienen un tamaño y composición similar a los lápices y pasan prácticamente desapercibidas.

avionesylanas_01

En el caso de las circulares, he conseguido pasar agujas fijas e intercambiables y de madera y metálicas. En cualquiera de las cuatro variantes, la técnica de camuflaje es siempre la misma: en mi estuche de lápices y bolígrafos meto las agujas, desmontadas en el caso de las intercambiables y con el cable fuera en el caso de las fijas. Al estar con elementos del mismo tamaño y material, en el monitor apenas se puede distinguir una aguja de un lápiz o bolígrafo. Este truco es infalible: he conseguido burlar a los más sagaces controladores.

En cuanto a las agujas de ganchillo, después de la experiencia portuense, no me atreví a llevármelas de nuevo. Pero imagino que si ponéis una aguja de madera, bambú o acrílica dentro de un estuche, es posible que funcione.

A continuación, tenéis una prueba gráfica de lo efectiva que es mi artimaña: conseguí pasar unas Addi Lace. Para las que no las conozcáis, son unas de las agujas metálicas más puntiagudas.

avionesylanas_03

Otros posts didácticos:

 Cómo tomar las medidas del cuerpo para tejer.

 El estándar de dificultad para punto y ganchillo.

 Equivalencias de agujas.

 Grosores de lana o “Yarn weight”.

 Tweed.

Nota: otros posts didácticos, junto con algunos de los más importantes posts de la historia del blog, están recopiladas en la sección Lo más destacado.

22 comentarios en “Aviones y agujas: los proyectos pasajeros

  1. yo logré pasar una vez un tejido, con agujas circulares acrílicas, pero cuando me disponía feliz a tejer arriba del avión, la azafata me dijo que estaba prohibido tener ese tipo de elementos en el vuelo, y que si no quería que me las requisara, que las guardara y no las sacara de nuevo :(

  2. Yo siempre que he tejido en el avión ha sido con circulares de bambú y no he tenido problemas ni en el control de seguridad, ni en el avión (y eso que volaba con ryanair, que dice la gente que ponen muchas pegas). COn las agujas de ganchillo tampoco he tenido mayor problema, y las he subido metálicas tan felizmente… y he crocheteado en el avión, y me he levantado a saludar a un amigo enredándome en el ovillo y enredando conmigo a la azafata… y nada, ni el más mínimo aspaviento!

    Yo lo que creo que es algunas tenéis cara de peligrosas, a mí se me ve a la legua que soy un pedazo de pán :P

  3. La técnica que más me ha gustado es la de llenar la maleta con conos de hilado y sorprender a los de seguridad. Claro que no hay que poner cara de loca por la lana, que después levantas sospechas.

  4. Gracias, Angela, por compartir tus técnicas de camuflaje para viajes en avión. Yo no suelo viajar en avión con mis cachivaches laneros y luego pasa lo que pasa, que me aburro como una ostra…
    La verdad es que las medidas de “seguridad” rozan el histerismo y el ridículo.
    Esperemos que los controladores no sean seguidores de tu blog, si no, adiós truquillos….

  5. jaja, yo siempre paso con agujas de ganchillo, solía volar bastante en esa compañia cutre y barata pero que me llevaba por 11 eurillos Alicante Madrid… Si que lo miraban y antes de que me preguntaran yo decía ” es que me dedico a esto”… creo que les daba pena… en mi maleta de cabina solo muchos hilos y un par de vaqueros!

  6. Siempre me lo pregunto cuando tengo que coger un avión (por eso ahora voy a Madrid en AVE!). El truco del estuche de lápices me parece sublime y pienso intentarlo la próxima vez! Mil gracias!

  7. XD sabes que estás apoyando el terrorismo craft no?? Como guerrillera te agradezco los consejos. Alguna vez me he quedado con las ganas de llevarme las agujas por miedo a que me las quiten :S

  8. ¡No había visto este post!

    Yo finalmente me atreví y escatimé unas agujas a bordo en mi pasado viaje a Praga usando la técnica del estuche. Me sentí una superwoman y estuve tejiendo durante todo el viaje, pero qué queréis que os diga, en esos aviones low-cost en los que más que sentada vas encajonada, se me hizo incomodísimo tejer. A la vuelta también las logré pasar y eso que aquél día prácticamente abrieron todas las maletas de mano (la mía no), pero una vez arriba preferí leer un poquito en lugar de arriesgarme a una distrofia muscular.

  9. Yo no he tenido ningun problema con los ganchillos, y en lugar de tijeras llevo un cortauñas que sirve igual para cortar y no tiene problema en el control.

  10. Yo no soy mucho de aviones, pero sí que me llevaré las circulares para no aburrirme en el tren, que las películas son muy malas y no se oyen bien. ;-)

  11. Gracias por todas las sugerencias, voy a hacer un viaje de 6 horas en avion y la ultima vez me aburri mucho, lei, vi peliculas, jugue, pero ahora me llevare un tejido y 1 sola aguja, si me la quitan no perdere mucho.

  12. Es un riesgo llevar agujas, en Aeroparque antes de entrar a sala de embarque hay un recipiente lleno de agujas, alicates, tijeras como avisando:” si no las dejas, te las quitamos igual.”.. me moriria de pena si tengo que dejar uno de mis tesoros mas preciados.. Resumen: no tejí
    en el viaje.. hice todo lo posible por no aburrirme mirando las peliculas( malas) y ya vistas … buhhhh….

  13. Te pararon ganhillos?!!?! Jamas lo hubiera imaginado, pense que solo habeia problemas con las de tejer.
    De todas formas, si vas a llevar solo un par si te los pones en el pelo seguro que no te dicen nada, a mi me han montado numerito por ver pinchos del pelo en el equipaje y cuando les he dicho pa lo que era ya dejaba de ser peligroso (¿?!?jamas entendere su ceiterio) y los knook parecen comodos para viajae… Son cortitos y no muy puntiagudos y te sirven lara crochet, tunecino, agujas y agujas de doble punta/circulares

  14. Yo viajare el próximo finde y ya estoy con el miedo en el cuerpo, por eso he caido en este post.
    He viajado en avión ya varias veces y siempre con ganchillos, nunca ningún problema, pero ahora me he aficionado a las circulares, estoy tejiendo calcetines con las Hiya Hiya de bambu, y estoy cagadilla de miedo, aunque me voy a arriesgar.
    Ahhh como tijeras siempre he llevado unas enanas que venden de la marca Hiya Hiya.
    Desearme suerte porfaaaaa

  15. Yo intento pasarlas siempre, y casi siempre lo logro. Pero también me ha pasado lo de que me la quitara el azafato (y de muy malos modos). Yo no sé qué peligro le pueden ver a una cosa que en cuanto hagas fuerza, se va a doblar! Y los ganchillos son exactamente igual de peligrosos que los bolis, o las pinzas que llevo siempre en el pelo (que SIEMPRE llevo en el pelo y me las quito justo cuando hay que meterlo en la máquina de rayos X, para que vean lo que son y no me digan nada).
    Para pasarlas suelo ponerlas paralalelas a las barras del troley, o la técnica del camuflaje (junto a 3 kilos de tomates, por ejemplo), o si es ganchillo, elijo uno y lo meto dentro del ovillo; aunque la detecten, ven perfectamente que es para no aburrirme, no para secuestrar el avión.

  16. Jajajajaaaaaa!. Pues te felicito!
    Te cuento que unas navidades, volviendo de Sevilla, llevaba los regalos envueltos perfectamente y unos dentro de otros, y a su vez en un bolso también envuelto…
    Bien, uno de los regalos era una cajita metálica con accesorios para el vino y entre ellos un termómetro…
    A poco vienen los swats!
    Ni me dejaron embarcarlo aun sabiendo lo que era!
    Sin comentarios!

  17. […] por el detector… pero mejor si son de madera o plástico, las metálicas son más llamativas. La Maison Bisoux apunta a un gran truco que es introducirlas en estuches para que parezcan lápices (con más […]

Los comentarios están cerrados.