Diario de un tejedor 13: los posavasos manchados

diario13_01

Hace algo más de un mes os hablé de mi primera clase de ganchillo, impartida por mi querida profesora Ángela. Pues bien, ahora os presento mi primer proyecto de ganchillo. Si he tardado tanto es porque, por lo visto, esta técnica tejeril se me da bastante peor que el punto. No entraré en detalles para ahorrarme la humillación pública. Sólo diré que la buena impresión de la primera clase resultó ser un espejismo y que en cuanto la cosa fue más allá de la cadeneta comencé a experimentar dificultades.

A pesar de los pesares, en mucho más tiempo del previsto y gracias a la paciencia y contribución de Ángela, ya está listo mi primer proyecto de ganchillo: el posavasos manchado. Y ahora es cuando conviene que sepáis que cuando me despierto, durante las dos primeras horas de cada día, aproximadamente, soy una suerte de zombie, un ser que carece de las más básicas capacidades motrices. Pues bien, eso provoca, entre otros desastres, que los posavasos y manteles en los que coloco mi vaso de cereales con leche acaben manchados en más casos de los que me gusta confesar.

Así es como nació mi idea del ‘posavasos manchado’. No tengo que preocuparme de que se manchen: ¡ya lo están! Y sí, una vez di con la idea entró en escena Ángela. Ella tejió el posavasos grande, el rojo, yo el pequeño y blanco. Si os mostrásemos una imagen detalle de ambos posavasos verías la diferencia entre uno y otro, y eso que varios de mis errores han sido convenientemente camuflados por la parte de arriba, la de la ‘mancha’. Porque sí, como imagináis, esa parte también la tejió ella. De modo que, más que nunca, este debería ser “el diario de los tejedores”.

Comprended que el posavasos manchado era demasiado complicado para convertirse en mi primer proyecto de ganchillo. Al fin y al cabo, teniendo una joya de tejedora en casa, ¿por qué no aprovecharla para que haga realidad mis ideas tejeriles? Además, debido a las formas tan libres de la parte que imita el líquido derramado, si lo hubiera hecho yo seguramente me habría salido un O.T.N.I (Objeto Tejido No Identificado).

Esta vez, sintiéndolo mucho, no he querido aparecer en las fotografías, dado que posar es la parte que más me cuesta de este diario, entre otras cosas porque son necesarias unas 50 fotografías para que salga bien en una. Vanidoso que es uno, para qué negarlo. Además, recientemente tuve que hacerlo para el post Por qué comprar en La Maison Bisoux, donde aparezco travestido al estilo de Johnny Depp en Ed Wood. En cambio, os dejamos con un amplio reportaje fotográfico protagonizado por los dos posavasos.

Posavasos con mancha de leche:

diario13_02

diario13_06

diario13_07

diario13_08

Posavasos con mancha de café:

diario13_04

diario13_05

diario13_09

diario13_10

Los dos juntos, listos para ser manchados:

diario13_03

diario13_11

Los Patrones:

posavasospatron

Nota: la parte de arriba, la mancha, puedes realizarla disfrutando de eso tan preciado llamado libertad. Improvisa las formas que desees: será más creativo y gratificante.  No obstante, aconsejamos emplear punto bajo y una aguja muy pequeñita en relación al hilo utilizado. De esta forma, conseguirás que la mancha quede muy tupida y no pueda verse por debajo la parte del posavasos.

Posavasosmanchado [Descarga el PDF]

——————————–

Datos técnicos:
Lana: Abuelita Cotton.
Agujas: Clover Ganchillo Suave 4.5 mm.

Música escuchada durante la realización del proyecto:
Frank, de Amy Winehouse.
Appia Kwa Bridge, de Ebo Taylor

Anterior capítulo / Siguiente capítulo.

[Episodio inicial]

9 comentarios en “Diario de un tejedor 13: los posavasos manchados

  1. Para que posar tu si ya “posa” tu posavasos por ti???… :P
    (Lo siento, pero leyéndote no pude evitar escribir esta chorrada… absurda que es una a ratos, jijijiji)

  2. Creo que aplicaré esa técnica a todo lo que teja: manchas de pasta de dientes en el pecho de los chalecos, café derramado sobre el vientre… incluso podría poner ¡pelos de gatos tejidos!

  3. ANIMO!!!, TODO ES PRACTICA!!!, MEJORARAS CON LA PRACTICA, ADEMAS NO SE VE TAN MAL.

  4. Una idea que se sale de lo visto.
    Santiago: No te desanimes, como todo en esta vida, la perfección llega practicando y practicando. Además, tienes el privilegio de contar con una profesora de lujo a tu lado ; )

  5. Oye, para nada es mala idea el posavaso con “aplicación”. ¿Y qué si en lugar de mancha es un “bizcocho” tejido de esos que están de moda? Un posavaso con galleta incluida, hasta me suena comercial. Y la mancha también. Galleta y mancha… ¡Buena idea!

Los comentarios están cerrados.