Eslóganes de tejedores III

Tejedores de todo el mundo saben que el punto y el ganchillo constituyen un universo en sí  mismo, con sus propias normas, tiempos y peculiaridades. Lo que sigue, inevitablemente, suena a frase hecha, a lugar común (cosa que no negamos), pero más que una afición o un pasatiempo, es un modo de vida para muchos de sus más entusiastas practicantes. Es más, para algunos de ellos es prácticamente una religión, con sus códigos, ritos de paso y rituales varios. La que sigue es una colección de eslóganes ‘tejeriles’ con los que, estamos convencidos, os identificaréis.

El dinero no puede comprar la felicidad, pero puede comprar lana, que es casi lo mismo.

Visto aquí.

La vida es muy corta para tejer con lana barata.

Visto aquí.

Tejo, de modo que estoy siempre armada con agujas verdaderamente afiladas, lana robusta y tijeras, así que no te metas conmigo.

Visto aquí.

Me he quedado sin sitios para esconder, quiero decir almacenar, mi lana.

Visto aquí.

Vive, ama, teje.

Visto aquí.

Sigue tejiendo e ignora la limpieza.

Visto aquí.

Sigue tejiendo.

Visto aquí.

Come, duerme, teje.

Visto aquí.

Tejer es como el sexo, si me gustas y lo aprecias, entonces es gratis. De lo contrario, no puedes pagarme lo suficiente.

Visto aquí.

Puedo vestirte con estas dos agujas de tejer.

Visto aquí.

Anterior entrega / Siguiente entrega.

2 comentarios en “Eslóganes de tejedores III

Los comentarios están cerrados.