La asombrosa historia de la tejedora alérgica a la lana

Queridos lectores, bienvenidos a “La oveja que bala”, el programa sobre el mundo tejeril de La Maison Bisoux FM. En la radio-teje novela de hoy, nos enorgullecemos en presentaros “La asombrosa historia de la tejedora alérgica a la lana”. Sí, amigos, por increíble que parezca, es una historia basada en hechos reales o, más exactamente, en chales tejidos.

“Tomé suficiente Benadryl* como para matar un caballo para así no morir mientras tejía este chal”.

*El Benadryl es un medicamente para la alergia.

La tejedora conocida en Ravelry como Brkndoll18 es terriblemente alérgica a la lana. Su piel quema cuando la toca, le provoca urticaria, se pone roja, sufre ataques de asma y se le cierra la garganta. ¡Sólo falta que se le haga un nudo en el ovillo! Sí, sorprendidos oyentes, para nuestra protagonista tejer puede ser un asunto de vida o muerte, así que más le vale no saltarse un punto, pues no se puede permitir el lujo de deshacer nada. Imaginen la escena:

Doctor: ¿Pero cómo no vino antes al hospital?, quedó inconsciente y sin pulso, estuvimos media hora reanimándola. Tiene suerte de seguir viva.

Tejedora alérgica: Lo sé, ¿pero qué esperaba que hiciese?, tenía que terminar la vuelta.

La historia comienza cuando Brkndoll18 recibió el encargo de una amiga para que le tejiese un chal. Pero no, no es una persona desaprensiva que prefería arriesgar la vida de su amiga con tal de poder lucir un chal. Lo que ocurre es que tenía que pasar por el trago de unas sesiones de quimioterapia y quería estar calentita. Brkndoll18, por supuesto, aceptó, pero para poder tejerlo tuvo que prepararse. Se puso protección para los ojos, mascarilla y guantes. Con esa preparación, podría estallar una guerra nuclear y ella terminaría el chal sin inmutarse.

Por suerte, a pesar de las dificultades respiratorias que le obligaron a acudir una vez al hospital, todo fue bien y Brkndoll18 logró terminar el chal a pesar de saltarse algún que otro punto: “afortunadamente, con lace no se nota tanto”.

Así es como quedó el chal:

Y así le queda a la propietaria:

Y así, con este final feliz, termina nuestra conmovedora historia de hoy. Esperemos que les haya gustado tanto como a nosotros, y recuerden que el programa de hoy de “La oveja que bala” ha sido posible gracias al amable patrocinio de Lana María, la que nunca se lía, y de Agujas Amado, las más suaves del mercado.

La semana que viene, las dramáticas historias del ventrilocuo mudo y del malabarista manco. Les esperamos en el próximo programa, no dejen de sintonizar La Maison Bisoux FM y ya conocen nuestro dicho: “teja, teja siempre, aun con desgana, salvo que sea alérgico a la lana”.

Tenéis la historia original en este enlace de Ravelry.

Otros posts de humor:

 La pesadilla del ‘vegano voyeur’ lanero.

 La máquina de tejer que Nintendo nunca comercializó.

 Humor con ganchillo.

 El humor tejeril de Natalie Dee.

 El humor de Fuck Yeah Crochet Goat II.

[El mejor humor de punto, ganchillo y bordado]

4 comentarios en “La asombrosa historia de la tejedora alérgica a la lana

  1. Vaya un problemón que tiene la pobre y más siendo tejeinómana: alergia a la lana ¡Bufff!. Aún así, fue capaz de obviar su alergia con tal de hacerle el regalo que tanto ilusionaba a su amiga enferma. Amigas así, con mayúsculas, cada vez son más escasas en este mundo.

Los comentarios están cerrados.