Actualización de mi vida ravelriana II

Después de algún tiempo he conseguido terminar varios de los proyectos de los que os presenté en la entrega anterior. En esta ocasión sólo os traigo proyectos terminados para que os animéis a concluir esos proyectos que andan por casa olvidados, en hibernación.

El primero que os quiero enseñar es este vestido de Veera Valimaki, Still Light Tunic. Hay veces que te imaginas un proyecto con unas lanas y colores concretos y cuando empiezas a hacer realidad esa idea comienzan a aparecer problemas que no te habías planteado. Este vestido fue una pequeña carrera de obstáculos. No obstante, todo acabó muy bien, como veis.

Allá por febrero de 2011 se me ocurrió la fantástica idea de hacer este vestido combinando dos lanas: una gris lisa y otra con un bonito degradado arco iris. Como las madejas que tenía eran muy finitas (lace), decidí poner las hebras dobles para hacer un hilo un poquito menos fino (fingering).

Continuaba yo feliz tejiendo mi vestido cuando empecé a ver que una madeja estaba ya llegando al amarillo y la otra todavía estaba en pleno naranja. Esta lana que empleé, Aade Long (hermanísima de la Kauni), no dispone de tintadas ni ninguna otra referencia que nos haga pensar que pertenecen a un mismo lote. Como pude comprobar, cada madeja tiene unas transiciones de colores diferentes y combinar dos hebras de este tipo de lanas conlleva estos riesgos. Así que, como en el obstáculo anterior, sólo se me ocurrió una forma de ir ajustando los colores de las dos madejas: cortando la hebra.

La siguiente parada de este proyecto fue separar las mangas. Hice esto y continué tejiendo el cuerpo. No sé en qué momento pensé: “Pero ahora las dos mangas están en amarillo. Oh, no, tengo que ajustar las madejas cuando vaya a tejer las mangas para que coincidan”. Efectivamente, tuve que reajustar cuatro trozos de madejas (dos para cada manga) para hacerlos coincidir con la tonalidad de amarillo que tenía la manga. En este momento, mi vestido cayó en el olvido, pasó todo el verano de vacaciones en una bolsa y a finales de septiembre poco a poco lo fui retomando y fui avanzando muy lentamente.

En diciembre de 2011 conseguí llegar a los bolsillos. Claro, como no me había leído por completo el patrón, cómo iba yo a imaginar que tenía que dejar los puntos en espera de los bolsillos para tejerlos después. ¿Y ahora qué?, no podía dejar los bolsillos uno de cada color. Efectivamente, lo habéis acertado: reajusté y corté.

A pesar de todo, estoy contentísima del vestido que he tejido. Es calentito y abriga un montón. Es una buena forma de ponerle color a los cortos días de invierno.

Desde que me inicié en Ravelry, no me habían interesado especialmente los calcetines. No me parecían una prenda que se pudiera lucir tan bien como una chaqueta, un chal o un vestido. ¡Qué atrevida es la ignoracia! He ahí mi error. Desde un poquito antes de mi participación en el Swapetines, comencé a descubrir lo maravillosas que son estas prendas: rápidas, vistosas y calientes. Son los proyectos perfectos con los que viajar. Después de pedir ayuda a Albis, que me iluminó con su sabiduría calcetinera, empecé mis primeros calcetines siguiendo este patrón de ravelry, Autopilot Sock Recipe. La lana, por cierto, es una de nuestras nuevas adquisiciones en la tienda, Regia.

Aunque en las fotos la línea de los cambios de color de las lanas parezca torcida, no lo está. No me los ajusté bien y por eso sale así. Los calcetines se van haciendo a ojo, el patrón no es un patrón, es una receta, de modo que las “cantidades” que pone la diseñadora son un poco arbitrarias según tu pie.

Dejando a un lado los proyectos invernales, esta primavera he conseguido terminar un proyecto del año pasado y hacerme la primera camiseta de la temporada estival.

La primera de ellas la hice siguiendo un patrón de Phildar del que me olvidé poco tiempo después. Ha salido un poquito más grande de lo que me hubiera gustado y el tirante también.

Esta otra camiseta también la comencé siguiendo un patrón de Phildar pero terminó siendo otro diseño completamente diferente del original. Como fue un diseño completamente improvisado, hasta que no salió de las agujas no me lo pude probar. En la próxima actualización os mostaré qué hice con todo los trocitos que me quedaron de la camiseta.

 Anterior entrega / Siguiente entrega.

———————————-

Ver también:

Patrón gratis – Bee Cowl / Cuello Bee.

Patrón gratis – Cuello Escherzade.

Patrón gratis – Cuello Falling Cubes.

Mis primeros pasos con el hilado.

Boinas y gorros en ganchillo.

13 comentarios en “Actualización de mi vida ravelriana II

  1. Todo es muy bonito, los calcetines son de bandera, pero es que ese still light relega todo lo demás a un segundo plano. Es ESPECTACULAR.

  2. Joer que artista!! me he quedado alucinada. El vestido precioso. Tanto trabajo dá su recompensa.

    muxus
    Ira

  3. Ir concluyendo proyectos es una liberación. El Still es espectacular ! Felicidades!!
    Dicen que si le encuentras el gusto a tejer calcetines…ya no paras! Ya nos contarás…
    Un abrazo

  4. el vestido es presioso y fallos ¿donde? si no lo dices no me fijo, el color es muy primaveral.

  5. Todos son preciosos y te sientan de maravilla, incluyendo la camisena con el tirante un poco grande. Genial, estas muy guapa.

  6. a ti si que te cunde!! :). Muy chulo todo y el vestido me acuerdo de verte tejerlo en las primeras runiones de alhmabra knits ^^

  7. Ese vestido esta buenísimo! Y ni me quiero imaginar todos los restos que tienes de lana de colores, jejej, (para grannys servirán tan cortitos…)
    LAs otras cosas están muy bonitas pero ese vestido se lleva el protagnismo.
    :)

  8. El vestido te ha quedado genial!!! Yo no se las veces que tejo y destejo las cosas, o porque no me he leído bien las instrucciones (muchas, muchas veces), o porque no me gusta como queda e improviso como me parece…

    Cuidao con los calcetines, son como las pipas, luego ya no puedes parar.

Los comentarios están cerrados.