Diario de un tejedor 5: mi primer proyecto terminado

A las 03:05 del Domingo 22 de Enero del 2012 concluí mi primer proyecto, un cuello. Quedaría muy bonito afirmar que sentí una enorme euforia, una gran satisfacción por ver el resultado, pues eso es lo que pensaba que ocurriría mientras lo realizaba. Pero no, no fue así. Sentí alegría, sí, pero una vez terminado me pareció de lo más natural y empecé a pensar en mi siguiente reto tejeril. Y es que convivir con una persona que termina un jersey en dos días si se lo propone ayuda mucho a relativizar lo que uno hace.

Ha sido un proceso largo que ha puesto a prueba mi paciencia y, para qué negarlo, tedioso en ocasiones. Lo más importante, no obstante, es que me ha descubierto una nueva concepción del tiempo. No tejía durante unas horas, sino durante un número limitado de vueltas, las que podía realizar hasta sentir que mi cerebro se había recalentado en exceso. Por otra parte, las horas no se medían en minutos, sino en número de vueltas completadas, cifra que, a pesar de ir aumentando a medida que avanzaba, siguió siendo muy baja. Para colmo, terminada cada vuelta, me quedaba contemplando un rato la nueva línea, evaluando si los puntos eran más o menos regulares y comprobando, con escaso éxito, que no me había saltado ningún punto.

Todo aquel que conozca a un tejedor sabrá que las cosas nunca ocurren inmediatamente. Hay que esperar “una vuelta más”. Vuelta adicional que, si uno se descuida, acaban siendo dos, tres, cuatro… Estaba ya preparando mi dulce venganza, saboreando el momento en el que Ángela me dijese, “prenda, ven un momento”, para poder responder con una enorme sonrisa: “una vuelta más y voy”. Pero claro, al ritmo al que tejo, tardaría tanto en acudir que ella ya habría olvidado el motivo de su llamada. Al menos comprendí por qué es imposible dejar las agujas sin terminar la vuelta empezada: tampoco yo lo logré. Si hubiese que evacuar urgentemente un local en el que se reuniesen tejedores, estos sólo se levantarían una vez concluidas sus respectivas vueltas.

La peor parte de mi inexperiencia es que los puntos estén demasiado cerca del extremo de la aguja, de modo que pueden salirse sin querer, o que estén demasiado lejos y tenga que tirar hasta sacarlos. No consigo aún mantenerlos en una posición intermedia, y algo similar me ocurre con la aguja de la mano derecha. La parte buena, en cambio, es tener a Ángela disponible para solucionar mis múltiples errores y tejer con ella, los dos juntos en el sofá. ¿No imagináis lo tierna que es la imagen? Pero lo mejor de todo es notar su sonrisa cuando me mira de reojo, aún sorprendida por verme con las agujas en la mano: hace menos de un mes ella ni siquiera podía sospechar que yo aprendería a tejer. ¡Ah!, y no debo olvidar que ha sido la primera vez en mi vida que coso, paso necesario para juntar los dos extremos del cuello. Cuantas sensaciones nuevas en cuestión de semanas.

Antes de despedirme hasta la próxima entrega, quiero presentaros el primer punto que me salté:

Ya he desarrollado una mirada láser que me permite identificar ese punto saltado en décimas de segundo, incluso a metros de distancia del cuello. Hasta le he cogido cariño: al fin y al cabo, es el primero de muchos que vendrán, el ‘punto saltado fundacional’. Y ahora sí os dejo, que alguien tiene que ponerse un cuello al ídem y presumir con él.

Música escuchada durante la realización del cuello:
Duo, de Bugge Wesseltoft y Henrik Schwarz.
The Seven Last Words Of Jesus, de Haydn, dirigido por Paul Angerer.
Forever, de Chick Corea, Stanley Clarke y Lenny White.
Recomposed – Mahler Symphony X, de Matthew Herbert.

Anterior capítulo / Siguiente entrega.

[Episodio inicial]

Anuncios

36 comentarios en “Diario de un tejedor 5: mi primer proyecto terminado

  1. buaaagggg, genial, me encanta este diario, te tengo que decir que una acaba enganchada y encima, yo al menos, me lo paso pipa leyendolo. Felicidades! y también por el proyecto que está infinitamente mejor que el fue mi primer proyecto, en mi defensa diré que no tenía a nadie que me enseñara, ya me hubiese gustado tener a Angela al lado.

  2. Urrrrrrra! Lo lograste, y lo sabíamos todas!!! A ver con qué proyecto nos sorprendes en estos días! Besos desde Rosario, Argentina. Silvia

  3. Me ha encantado lo de “Si hubiese que evacuar urgentemente un local en el que se reuniesen tejedores, estos sólo se levantarían una vez concluidas sus respectivas vueltas…” XDDD enhorabuena..!

    Besos!

  4. Enhorabuena Santi!

    Supongo que tus vueltas más bellas y perfectas han resultado por cortesía de “Die sieben letzten Worte unseres Erlösers am Kreuze”. Me imagino que el punto saltado ha sido debido al sobresalto ocasionado por el Terremoto. Es una de mis obras favoritas; me alegra mucho que le hayas sabido sacar tanto jugo, o tanta lana. No obstante, te recomiendo vivamente el arreglo posterior que Haydn compuso para cuarteto de cuerda; por ejemplo, en la versión exquisita del Quatuor Mosaïques.

    Esperando que Angela no estime inoportunos estos comentarios en su presiosa página lanera,

    Román.

  5. jajaj es genial es como verme en el espejo. Me pasaba lo mismo cuando empecé a tejer. Genial que trasmitas tus experiencias y enhorabuena por tu primer trabajo terminado!!.

    Un saludo

  6. La paciencia hace maestros!
    Y tomate ese punto que se ha escabullido como la “firma” del tejedor que has descubierto!
    Muchísimas felicidades por tu primer proyecto terminado!
    ;-)

  7. Que bien!.. primera etapa superada !!.. incluso con detección de puntos saltados y costuras varias!..
    maravilloso!

    pd: eso de la musica para tejer es un punto importantisimo.

    saludos!

  8. Ese cuello se nota que esta tejido con mucha dedicación y amor, te ha quedado precioso, ya veras como en muy poquito tiempo eres un fiera con las agujas, enhorabuena!!!

  9. Primero, enhorabuena, no todos, en nuestras primeras labores lo hacemos tan bonito como tú.
    Segundo, he leído dos entradas tuyas, y me parecen sorprendentes: paso unos ratos buenísimos leyéndolos, vamos que los leo dos veces.
    Tercero: Me llevo tu blog a mi lista de blogs más leídos: no me quiero perder tus avances ni tus comentarios

  10. Mi más sincera (pero tardía) enhorabuena. Has conseguido en menos tiempo que yo acabar un primer proyecto, y además de lo más resultón. Lo del punto escapado sí que puede ser tu firma personal (como alguien ha insinuado) o tu iniciación en el mundo apasionante del calado. Con qué nos vas a sorprender en tu próxima entrega? Al ritmo que vas te veo haciendo calcetines o un gorro a conjunto o … Venga, Santi! Sorpréndenos!

  11. Enhorabuena!!!!! y no sabes la envidia que me dá cuando dices que tienes a Ángela al lado cuando haces la labor!!!! GRrrrrrrrrrrrrrrrrr

  12. jjajajajaajaja genial y encima nos enseñas los errores ejejejejejeje, ya me gustaria veros por un agujerito cuando estais los dos liados con las agujas jejejejeje que envidia de estampa
    un saludo

  13. Hijo mío, qué bien te ha quedado el cuello y además te sienta estupendamente! Dentro de poco me veo encargándote unos calcetines, lo cierto es que me haría mucha ilusión ! seguro que para el invierno próximo ya sabrás, porque, claro, tener tan cerca a ÁNGELA es una ayuda inestimable.
    Aquí ando yo con un cuello doble para tu hermana.
    Felicidades, mon chéri.

    Ta mère

    Ps. Me he fijado mejor y veo que los puntos de los extremos te quedan muy igualados, ya me dirás cómo porque a mi me quedan muy desiguales y , la verdad, afean un poco

  14. ¡Felicidades Santi! ya verás cuando tejas tu primer jersey ¡ya si que no podrás parar! la frase de ¡solo una vuelta mas es genial! hay chapitas sobre ello y todo ….
    Gracias por tu diario de a bordo … me lo estoy pasando genial siguiéndote,
    un abrazo,
    SIONA

  15. Bieeeeen! Ya lo terminaste! ^^ Si sólo te has saltado un punto no está mal! Aunque lo veas con los ojos cerrados jajajaja
    Me ha encantado la parte de desalojar el local de tejedores jajajaja Qué pronto nos has calao! :P

    Y ahora qué? Espero impaciente la próxma entrega, eh?

    Muchos besitos para los dos!

  16. Una de las cosas que más me ha llamado la atención desde que entré por primera vez en Ravelry es la cara de emoción que tiene todo el mundo en las fotos… estoy segura que piensan: “¿¿¿¿Lo estáis viendo???¿¿¿¿ A q es precioso??? Pues si, ¡¡¡¡lo he tejido yo!!!”

    Esa cara de orgullo es la que veo en la primera foto… y lo mejor es que si, te ha salido fantástico

    ¡¡¡Enhorabuena!!!

  17. ¡Caramba! Yo también me quiero hacer un cuello como ese, especial para frío granadino o similares. Cierto, ¡aleluya! No se sabe, Santiago, si eres más genio con las agujas de pinchadiscos o de tejer.

  18. Te quedó precioso! quisiera hacerle uno a mi maridito para que no pase frío, podrían compartir el proceso de realización?? saludos! :-)

  19. Ahora, tu nueva misión será: 1) abrir la costura, abrir los puntos cerrados, identificar la columna de puntos donde te saltaste uno, y bajar ayudándote con un crochet hasta alcanzarlo y tejerlo como corresponde, volviendo a tejer la columan de puntos, hacer el cierre y volver a coser (¡muahahaha!); 2) diseñar un patrón de puntos donde los saltos de puntos hechos apropósito configuren un nuevo tipo de “punto” (de tejido).
    ¡Es broma! Por ahora, puedes dejarlo así. ¡Felicitaciones!

  20. Me hiciste recordar mi primer proyecto con ese punto saltado =’)
    Mi primer proyecto fueron unos zapaticos de bebé y cosí uno con el lado del revés para el frente XD aún los guardo con mucho cariño <3
    Por cierto ¡está genial este diario!

Los comentarios están cerrados.