Diario de un tejedor 3: primera clase

El Domingo 8 de Enero del 2011, Ángela me dio mi primera clase de punto. He aprendido a montar el proyecto y a hacer punto del derecho. Según dice mi querida profesora, he tejido al estilo continental. En dos horas de clase, he conseguido completar seis de las aproximadamente 160 vueltas necesarias para terminar el cuello que he comenzado. En este preciso instante, el sentimiento que predomina en mí es el de admiración hacia todas aquellas personas que ya tejen. No sé cómo pueden tejer sin siquiera mirar o, sencillamente, mantener una conversación mínimamente coherente al mismo tiempo. Las contadas ocasiones en las que yo lo he intentado, olvidaba en qué parte del proceso estaba, o construía frases de sintaxis discutible.

Ingenuamente, pensé que al llevar desde muy pequeño tocando el piano, tendría cierta facilidad para aprender a tejer. Claro que nunca he sido bueno para las manualidades, y parece que esta actividad entra dentro de esa segunda categoría. Supongo que a todos los que se aventuren les parecerá muy complicado al principio, pero esa combinación de giros, cruces, cambios de dirección, precisos movimientos de aguja…, tras varias vueltas podía sentir el calor que desprendía mi cuerpo. Y eso por no hablar de la colección de muecas con la que acompañé cada movimiento. Tengo que controlar ese aspecto si quiero tejer en público. En fin, supongo que ya le iré cogiendo el tranquillo.

El otro descubrimiento, aunque ese ya lo sospechaba, es la extraordinaria paciencia de Ángela a pesar de que tardé varios minutos en aprender los cuatro únicos pasos necesarios para realizar un punto. Paciencia que mantenía intacta incluso cuando, tras más de un centenar de puntos, de pronto olvidaba misteriosamente uno de los pasos. Ahora comprendo por qué sus alumnas salen encantadas de las clases. Eso sí, diré en mi defensa que Ángela me aseguró que sus alumnas aprenden al mismo ritmo que yo, cosa que me hizo sentir un poquito menos torpe. [Nota: no era necesaria, pero es una prueba más de que ‘género’ y ‘capacidad para tejer’ son cuestiones independientes].

Confieso que, durante la segunda hora, cuando enlazaba varios puntos a una velocidad mínimamente aceptable, aunque todavía estuviese a años luz de la que alcanza mi profesora, notaba una rara euforia que hacía tiempo que no sentía. Esa alegría plena, inquebrantable, que a uno le invade al aprender algo nuevo que ha resultado complicado al principio. Sólo por eso mereció la pena el esfuerzo. Pero tampoco quiero exagerar, sólo estoy aprendiendo a tejer, no a realizar trámites burocráticos, que esa sí es una ardua tarea. [Nota: ¿por qué no hay cursos de burocracia? Imaginad: ‘Cómo superar el síndrome Kafka al entregar becas’ o ‘Fotocopias compulsadas. Paso a paso’].

En cierto modo, ha sido como aprender un nuevo idioma, dado que tejer es un lenguaje que no domino. De momento sólo sé decir ‘qué hora es’ y ‘me llamo Santiago’, así que aún me falta mucho para emprender las oraciones más elaboradas. Pero lo más sorprendente de todo fue que, una vez acabada la clase (y la posterior cena para recuperar energía), lo que más me apetecía era volver a coger las agujas. En esa segunda tanda ya fui más eficiente: otras seis vueltas en sólo una hora. ¿No es asombroso?

Parte médico:
Dolor en el cuello.
Dolor en los hombros.
Temperatura corporal cercana a la fiebre.
Pulso alto.
Más que probables agujetas cuando me levante mañana.

Producción:
6 vueltas de un cuello con 37 puntos.

Detalles técnicos:
Agujas: Clover.
Lana: Katia.

Objetivo:
Terminar el cuello en el plazo de una semana, antes de mi próxima clase, en la que aprenderé a cerrar el proyecto.

Impresiones:
Fue uno de esos días en los que, literalmente, no me acuesto sin saber una cosa más.
Estoy impaciente por empezar a presumir con mis nuevas habilidades adquiridas, aunque mi profesora dice que aún me falta mucho para eso.

Anterior capítulo / Siguiente capítulo

[Episodio inicial]

Anuncios

32 comentarios en “Diario de un tejedor 3: primera clase

    • a mi me paso con el ganchillo,…en vez de relajarme me ponía mas nerviosa.
      mis primera agujas de punto me las hizo mi padre con las varillas de un paraguas. La lana también era de un jersey reciclado!
      animo!!!enseguida te vemos con el jersey puesto!

  1. Enhorabuena, Santi! Impresionante tu primera crónica como tejedor, pero tengo una duda que me corroe: cómo puedes saber que para un cuello son necesarias aproximadamente 160 vueltas? Eso es de nivel superior. De nuevo, mil gracias y hasta el próximo capítulo. Besos a los dos.

  2. ¡Qué entrada más genial! Yo aún no me animo con el punto, estoy aventurándome con el ganchillo. Empecé hace algo más de un mes y sorprendentemente me va saliendo. Ya tejí una mantita de bebe, unos mitones para mi madre, una muñequita de una mariposa para mi hermana, un gorrito para mi tía y un conjunto de gorra y bufanda para un gran amigo. Ahora tato de hacer un elefante redondo muy simpático, que me está dando más lata de la deseada y este fin de semana espero empezar un proyecto que creo que será complicado, ¡un jersey (o algo así) de punto tunecino! En mi caso, mi profesora es mi madre :)
    Tras mi jersey y doma mantitas de bebe más que quiero regalar, me animaré a coger las agujas, a ver qué tal me sale.
    Mucho ánimo con tu cuello, seguro que te saldrá muy bien y muchas gracias a los dos por una página tan bonita, de la que tanto estoy aprendiendo.
    Un abrazo.

  3. Acabo de descubrir tu diario… y lo que te puedo asegurar es que no me pienso perder ni una sola entrega más!!!! Me encanta que tejer sea uno de tus actuales objetivos, pero sobre todo me gusta cómo escribes!!! Por favor no dejes de explicarnos ni un solo detalle de esta nueva experiencia para ti.
    De mi te puedo decir que, igual que en tu caso, las mujeres que me rodean han tejido toda la vida y que siempre he podido lucir modelitos espectaculares y exclusivos hechos por mi madre (y profesora) a la que considero una crack del tema y admiro en muchos sentidos! Si te apetece, te invito a que te pases por mi blog para ver nuestras cositas…. http://www.nonicomplementos.blogspot.com
    Saludos!

  4. el diario de un tejedor es lo mejor que he leido en mucho tiempo… ( creo que en mi ha provocado una gigantesca curiosidad , ya soy casi una ultra fan,.)

  5. Ole!! Y además al estilo continental, qué valiente!! Ójala mi marido fuera como tú y quisiera acercarse un poco a mis aficiones como tú. Pues nada, seguiré de cerca como van tus progresos. ¡Ánimo!

  6. ¡¡¡Ánimo!!!!, aunque la verdad, no te hace falta mucho, porque a juzgar por la foto lo llevas estupendamente. Yo ya he acabado mi cuello rojo gracias al kit que me enviasteis la semana pasada (por cierto, que rapidez!).
    Ya os enseñaré el resultado en mi blog.
    Un abrazo, y sigue así, que vas genial!

    P.D. Por cierto, me encanta la inciativa de “Diario de un tejedor”, yo voy a ver si convenzo a mi chico para que haga lo mismo (aunque me temo va a ser difícil)

  7. ánimo!!! que no es tan difícil, es solo cuestión de práctica, además no nos pasamos el día revindicando igualdad? tricotar no es solo cosa de chicas ^_*

    seguiremos tus avances!!!

  8. Bravo!
    Tu te enganchas al punto y nosotros a tus post !
    Punto a punto, vuelta a vuelta, esperamos ver la crecida de tu cuello :)

  9. ¡Pero qué guapo está mi hijo, aguja en ristre! ¡ Si no lo veo, no me lo creo! No es que no creyese en su palabra, claro, pero ver esas primeras vueltas con unos puntos tan regulares me ha parecido mágico y me ha llenado de satisfacción. Courage, mon chéri! Seguiré tus proezas con los puntos y las comas. Un beso, de tu madre, que lo es,

    Margarita

  10. Santi!!!! Continá con las clases!!! Seguro que te irá súper!!! Mis felicitaciones, desde Rosario-Argentina…. Silvia

  11. Wowwww, felicidades Santiago, has cruzado un portal difícil de volver atrás, de aquí a la adicción hay sólo un paso!! Jaja, pero no te preocupes es un vicio sano y productivo!!! Saludos desde Argentina y mucha suerte con las clases!!!! Sol

  12. Ánimo Santi. Verás como dentro de poco estarás ante una sala abarrotada de gente diciendo algo así como…

    ¡Hola! me llamo Santiago, estaba enganchado a las agujas y ya llevo dos días sin tejer.

    Ten cuidao, que ésto es peor que una droga.

  13. Pero que alumno más listo y más aplicado, enhorabuena!!!!!!!!!!!!!!!!!

  14. Te felicito tanto por escoger el tejido, por ponerle tanto empeño como por la forma divertida y amena como lo relatas!!!
    Me encanto tu diario!
    Besos

  15. Como pianista, seguro qu aprendistes ejercicios para cuidar tu cuerpo (manos,hombros, etc…)pues te sirven también para esta actibidad. No es broma, aquí se hace ejercicio, ya lo has comprobado, de hecho se te ve el dedo rojo en la foto jajaja

  16. yo empece hace un par de meses y tuve exactamente las mismas sensaciones que tu.
    solo una cosa…. TEN CUIDADO QUE ENGANCHA

  17. hola guapo que bueno ver a un hombre haciendo punto yo esta semana subiré fotos de algunas de mis cosas que hice esta semana, besos
    Ellen

  18. …jijiji…agujetas y dolores musculares.
    Si es que tejer es un estrés! Menos mal que tienes a Ángela al lado para rectificar el rumbo cuando se tuerce el punto.

    Un abrazo a la profe y al alumno

  19. Después de 20 comentarios… lo has hecho muy bien. Ángela puede estar orgullosa.

  20. Increible!
    Soy el esposo de Alita, de http://www.crochetconsentidos.blogspot.com, me llamo Roberto. Soy Profesor de Música, egresado pero aun no titulado, y trabajo como músico (clarinetista) de una manera muy especial.
    En mi familia (padres y hermanas) siempre hubo alguien durante el día que estaba tejiendo, o costureando… de hecho mi padre era cortador de prendas, y mi madre teje en miles de estilos… tambien borda… mi hermana es diseñadora de vestuario y mi tía también…
    Leslie desde que la conosco se que tambien teje, de hecho es una herencia familiar (por parte de su abuela). Ahora dedicada casi 100% al crochet o ganchillo creo que lo llaman uds, y amante de las cosas hechas a mano… me atreveria a decir que una de las mejores que conosco en chile (sera por que es mi esposa??).
    Hace un año aproximadamente, de tanto ver como ella se divertia al tejer, y de darme cuenta de que cada vez que le hablaba tambien me respondia con ese tipico “cuatro, cinco, seis…” le pedi que me enseñara a tejer, para ver que sentia. y fue extremadamente intenso…
    A que va esta introduccion tan extensa??
    Simple: Y es que disfrute mucho la lectura de este blog (y es bastante decir pues no soy muy apegado a la lectura… (se que es un descuido muy malo de mi parte)) Revivi cada momento de mi experiencia: las muecas, los dolores de dedo (en mi caso el dedo gordo que se usa en el ganchillo, similar al que da al aprender a tocar guitarra), el calor intenso, y las ganas de continuar… porque el ganchillo te engancha!
    En nuestras aventuras de creacion, descubrimos que yo tenia aptitudes para la costura… y comenze hace unos dias a aventurarme en la costura a maquina… donde ya he hecho un par de cosillas. y Leslie, no para de contarme sobre el “diario de un tejedor” y las ganas de que yo hiciera el “diario de un costurero”… y creeme que si tuviera la misma magia para escribir que tienes tu, no lo dudaria un segundo…
    Muchas felicitaciones por este excelente y hermoso trabajo que realizas…
    Espero ansioso el prox capitulo…
    Ahhh… se me olvidaba… concuerdo completamente en que genero y capacidad de tejer son cosas totalmente distintas.
    EXITO!

  21. Bienvenido al mundo del punto, ya veras cuantas cositas te regala esta nueva aficción. Yo llevo ya 2 años tejiendo, y aún no e podido dejar de tejer, le doy a las dos agujas y al ganchillo, con un tiempo y paciencia todo se consigue, un abrazo

  22. ¡Felicidades! El punto no tiene mayor secreto que derecho y revés, a partir de ahí viene todo rodado. Por lo menos es lo que yo le digo a mis alumnas y oye, ¡funciona!
    Lo de conversar o ver la tv al mismo tiempo lleva práctica, pero nada que un “manitas” como tu no pueda solucionar.
    Por ahora dale a las agujas un ratito cada día y, en serio, engancha … Siento decírtelo pero … en-gan-cha … Dale tiempo ;)
    Un abrazo!!!
    SIONA

  23. ¡Bienvenido, Santi!!!! Ya verás como dentro de poco te descubres irremediablemente atraído al lado oscuro. Y tienes la mejor profesora del mundo ¿qué más se puede pedir?

  24. bueno bueno bueno, no sé a quién admiro más, si a ti Santi, por iniciarte en este maravilloso mundo, o a Ángela, por haber conseguido que te guste y que te enganche. Yo aunque lo intento con mi pareja, por ahora prefiere los juegos de ordenador…
    Me ha encantado leer tu experiencia, y como escribes (me recuerdas a un buen amigo de toda la vida), pero sobretodo me ha gustado comprobar que todos empezamos igual, lo importante es no desistir!, y de repente un día… sale solo.
    Ánimo y felicidades a los dos.

  25. Ja, ja, ja.
    Gracias, por tu entrada me he reído realmente con ganas. Llevo poco en esto pero te digo como la mayoría, ENGANCHA. Soy seguidora vuestra pero de verdad que en mi opinión ha sido una inyección de vitalidad a vuestro blog.
    Un abrazo y suerte.
    (Os dejo un enlace a mi humilde blog, por si os quedan ganas y tiempo para visitarlo. http://mavivi.blogspot.com/ )

  26. Te entiendo perfectamente, yo con el ganchillo lo que quieras pero las dos agujas, qué tensión, qué dolor de cervicales y todo para tres vueltas… yo no sé si algún día volveré a intentarlo!! Ánimo, tu parece que lo llevas mejor, jeje!

  27. Enhorabuena Santi, veo que te queda muy bien, no se vé ni un agujero. En la próxima foto espero verte puesto tu cuello.

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.