Diario de un tejedor: reflexiones iniciales

(Yo,  algo más joven que ahora, mucho antes de descubrir el mundo lanero).

Uno de los últimos días del 2011, le dije a Ángela lo siguiente: quiero que me enseñes a tejer. Fue por teléfono, así que me perdí ver cómo le brillaban los ojos de la emoción. No es que el resto del tiempo no le brillen, pero en ese preciso instante seguro que fue un brillo especialmente notorio. Pasada la sorpresa, vino la inevitable pregunta: ¿por qué quieres aprender a tejer? Debí balbucear alguna respuesta más o menos convincente que no recuerdo.

No sé muy bien por qué quiero aprender, pero después de mucho meditarlo pensé que podía ser interesante, al menos, intentarlo. Seguro que tiene su encanto eso de llevar una prenda realizada por uno mismo. Además, posiblemente nunca tenga una mejor oportunidad: mi novia es una de las más demandadas profesoras de punto y ganchillo de Granada (y parte del extranjero). Por otra parte, hace meses que soy uno de los responsables de la tienda de lanas La Maison Bisoux, de modo que no es mala idea que aprenda qué hacer con los ovillos que vendemos. Después de realizar los marcadores (¿no os parecen entrañables?), por ejemplo, no estaría de más saber para qué sirven. En fin, es del todo lógico. ¿Acaso los políticos no saben de política? Bueno, está bien, quizá no haya elegido el mejor ejemplo.

Ha llegado el momento de empezar a entender las cuestiones técnicas de las que habla Ángela en sus artículos, por qué es mejor no acercarse mucho cuando descubre un nudo en la lana o un error que le obliga a deshacer parte del proyecto, y, sobre todo, por qué cuando le digo algo mientras está tejiendo, su respuesta favorita es: “…cuatro, cinco, seis, siete…”. Que sigamos juntos a pesar de eso no deja de sorprenderme.

Esta es la primera entrega de Diario de un tejedor, una nueva sección del blog en la que yo, periódicamente, me dirigiré a vosotros para contaros mis avances y mis retrocesos, mis descubrimientos y mis errores. Será también la sección en la que aparezcan las fotos de mis primeras creaciones, algunas de las cuales espero que sean mínimamente presentables. En definitiva, trataré de plasmar todo el proceso de aprendizaje de esa técnica de la que he vivido rodeado pero de la que lo ignoro casi todo.

Quiero poder llevar algo tejido por mí, quiero poder ir a una reunión de Alhambra Knits (por alguna extraña razón, siempre me ha gustado estar rodeado de mujeres) y, para qué negarlo, quiero que la próxima vez que Ángela me diga algo importante, pueda contestarle: “…siete, ocho, nueve, diez…”.

Siguiente capítulo.

41 comentarios en “Diario de un tejedor: reflexiones iniciales

  1. Me encanta la idea. Mucho ánimo y paciencia (a los 2). Ya verás como luego no podrás dejarlo!! Uy, espera… (cinco, seis, siete…)

  2. hurra por ti!!! :D
    me ha entrado la risa porque yo hago lo mismo con mi casi marido (lo de siete, ocho nueve diez……) y hasta con la peque que tiene casi 4 años (que se me queda mirando desconcertada, pero sin interrumpir)
    me imagino que Ángela estará hinchada de orgullo!!
    me alegro mucho por los dos, me parece algo muy bonito, y aquí me tendréis: siguiendo las aventuras del nuevo tejedor!

  3. espera q estoy contando…………..

    ya!!, me encanta la idea de q empieces a tejer, yo estoy rodeada de hombres (mi marido y 3 hijos) y a ninguno se le ocurre q el tambien puede coger las agujas.
    sdeguire tus avances con interes y se lo ire contado a mis chicos

  4. Ja,ja que bueno… mi respuestas es la misma, y si mi tejido requiere mucha atención en un momento preciso, digo “por favor no hablarme” aunque nunca funciona y siempre me distraen.

  5. Los marcadores son realmente golosos, me chiflan.Espero ver pronto tus avances, cuidadin que crea adicción, yo desde los 9 años casi no he parado.

  6. Estupenda historia! Qué suerte tiene Ángela de tener un novio con inquietudes laneras, el día que el mío me pida que le enseñe a tejer voy a ir de rodillas a Roma dando gracias a dios…

    En fin, estoy deseando leer vuestras peripecias y, sobre todo, cuando quiera algo importante, no se te olvide decirle LA FRASE: “acabo la vuelta y voy”

  7. Ojalá a mí en casa me dijera lo mismo alguno de mis tres hombres, aunque a lo más que ha llegado la cosa es a que mi hijo pequeño me pidiera aprender a hacer cadenetas de ganchillo… Mucho ánimo, que la profesora es de lo mejorcito!

  8. NO te imaginas el disfrute que me has dado al leer esto. No solo porque vas a aprender a tejer , que ya es genial para ti y para la querida Ángela, sino por la descripción perfecta de una imagen con la que me identifico tanto, nueve, diez, once, disminuyo…
    A mi marido ni loco lo engancho en esto pero tengo dos hijos varones, uno de 20 y otro de 18. El mayor sabe tejer desde que quiso regalarle a su primera novia una bufanda hecha por él. Y con 37grados en pleno febrero ( sí, cono sur, verano…) se tejió una bufanda laaaarga en mecha gruesa toda en Sta. Clara , obvio. Desde allí descubrió el placer extraño de sumergirse en sus propios pensamientos mezclados con conteos de números y cadencia de agujas. Mis felicitaciones, mis gracias por La Maison , que también eres tú, por querer y mimar a Ángela, que se la quiere mucho por estos lares….y bienvenido a nuestro mundo!!! Alba.

  9. ¡Animo! Me gusta tu idea, seguiré todas tus entradas.
    ¡Que no se enfade nadie! Yo creo que los hombres veis las labores fe forma diferente a como las vemos nosotras, ni mejor, ni peor, ¡diferentes!
    ¡Sorprendenos pronto!.

  10. Ay, qué ilusion que no soy la única chiflada que anda por ahí con las agujas a cuestas…

  11. Ánimo! Seguro que se te da muy bien.
    Jejeje como a la mayoría de las que han comentado, a mí con mi marido también me pasa lo de estar contando y que te hablen… directamente hay veces que no contesto y ya me dice… “ah estás contando, no?” jejejej.
    Lo de “acabo la vuelta y voy…” también es algo contidiano :-)

  12. genial tu post!!
    y ahora tengo q marcharme corriendo q por terminar una vuelta (y las cinco que le han seguido sin darme cuenta…) llego tarde al curro!!!!

  13. Que bien que te animes ¡¡¡¡
    Cuando le coges el tranquillo no lo puedes dejar.
    Mi marido no teje , pero creo que ya se conoce las agujas , marcas de lanas y demás enseres mejor que yo; mi niña ya teje, tiene 12 años, y los niños son de los que me animan con cosas como” venga mamá , que tienes que tener 220 puntos y ya sólo te faltan unas vueltas ¡¡¡¡”

    Besos de una tejedora

  14. Seguiré esta parte del blog asiduamente … A ver si a mi marido se le ocurre la misma idea … Claro que después de 6 años juntos sigue sin diferenciar las lanas ¡le parecen todas iguales! …
    ¡Felicidades por tu iniciativa!
    un abrazo,
    SIONA

  15. Bueno..sino se ta da lo del tejido ,no importa,:(..porque ha sido una delicia leer la descripcion de tus andadas en estos menesteres y descubriras en ti mismo que tienes madera para desarrollar la prosa..:D

  16. Seguiré este serial que pinta muy interesante jajajaj..

    Pedido recibido Gracias , era una prueba a ver las lanas así que para el próximo será un pedido mayor ¡me han encantado!

    Ahora busco proyecto

    Besos

  17. Enhorabuena! Primer propósito del Nuevo Año en ciernes? Ánimo a los dos, y si cuando se te escape algún punto no te quedas paralizado por el terror de tener que deshacer todo lo que tienes entre manos, ya me dirás el secreto. En estos casos acudo a mi queridísima madre que debe pensar siempre aquello de “la madre que la p…ó, bueno, yo mismamente, a ver si aprende de una vez”. Y si el terror aparece en una quedada, siempre hay algún alma caritativa (como Montse o Inés) que me salva de un arranque de rabia al estilo del mismísimo Fernando Fernán Gómez (por aquello de a la m….a).
    Quedo a la espera del segundo capítulo de esta gran aventura tejeril.

  18. jajajajajaja me encanta la entrada, bueno aqui me tienes para ver los adelantos
    un saludo y feliz noche de reyes
    Maribel

  19. Tierno, tierno, tierno…..deseando ver los avances, menuda profesora tienes al lado….envidia me das!!!!!!

  20. Jaja, me parece fantástico que quieras aprender. Aún recuerdo que mi marido hace unas semanas me pidió también que le enseñase a tejer, evientemente se me nublaron los ojos, ya que más de una vez se lo habia propuesto sin resultado, jeje. Ya sabe hacer el punto del derecho!

  21. Esto va bien. Yo enseñé a hacer punto a mis tres hijos, a la novia de uno de ellos y a mi nieta la mayor. Una noche, el pasado verano, nos juntamos cinco personas en el salón de casa, sin haberlo planeado, cada una con su labor y pasamos un par de horas muy agradables charlando y tejiendo, mientras que mi nieta de 4 años “arreglaba” los ovillos y aseguraba que “hacer punto es muy divertido”. Mi madre de 86 años, que era muy aficionada al punto pero ya no puede tejer, también disfruta mucho cuando le cuento lo que hemos hecho.
    Y creo que tiene razón Pepa, mi hijo necesita experimentar constantemente, mientras que las chicas de la familia nos conformamos con hacer una sola cosa en cada sesión. Sería un buen tema para deidcarle un hilo.

  22. Que lindo post! Y que buena noticia! Mi marido tambien tuvo la voluntad de aprender, por diferentes motivos quedo pendiente, pero esta bueno desmitificar que lo del tejido es cosas de mujeres. He visto en la web trabajos de hombres suuuuuuper creativos y bien hechos. No es para ponerte presion jejeje pero de verdad me encanta que de a poco se vayan animando
    Exitos con tus agujas!
    Saludos desde Buenos Aires
    Nahir

  23. Esperame!
    tres.. cuatro… cinco…
    Así es como respondo yo!
    Tienes toda la razon, si vendes limones de seguro sabras hacer limonada, o no? 8-) Suerte en el proceso, seguiremos pendientes!
    Saludos desde Mexico!

  24. Muy emocionante, hijo mío, espero que con una profesora tan magnífica, pronto serás capaz de mostrarnos algo interesante hecho por ti y , probablemente, este verano ya podrás enseñarme a mí, que solo soy capaz de tejer bufandas. Aún así, me divierto mucho y me relajo. Sé que lo harás muy bien, al fin y al cabo, a ti te gusta el recuento.¡Ánimo!
    Tu madre, que lo es,

    Margarita

  25. Querida pareja angelical,

    gracias a vosotros, aficionarse a las lanas va a resultar mucho más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja. Vuestra iniciativa es fabulosa, y tanto la página como los diseños que aquí he podido ver, me han parecido preciosos. No albergo duda alguna de que Santi será un discípulo aplicado y habilidoso, y hasta lo suficientemente ocurrente y original como para inspirarle nuevas creaciones a su excepcional maestra. Seguro que podrás llegar a componer auténticas fugas lanudas de fibras haciéndose contrapunto, no exentas de divertimenti caprichosos, y stretti contundentes.
    Os deseo mucha suerte a los dos.

    Festivamente vuestro,

    Román.

  26. Sin duda alguna, ya sin darte cuenta, formas parte de esta afición tan adictiva, por el mero hecho de respetar y entender a la persona que te dice:…..tres, cuatro, cinco…y contarlo de una manera tan divertida. Aunque aún no tengas en tus manos las agujas, te diré que ya estás dentro de la familia amigo mio, bienvenido .

  27. Felicidades por querer aprender a tejer y que mejor que la maestra sea la persona que amas esperemos saver de tus aventuras tejeriles y como dices si estas en el negocio minimo saber que ovillos te sirven para que cosa.
    Saludos desde sonora.México.

  28. Estaré encantada de ver y leer tus progresos! Así me gusta involucrándote 100% con el proyecto!

    Justamente ayer recibí el kit de iniciaciación que me tocó en el sorteo. Qué monada! Me ha encantado, muchas gracias!
    Ha llegado la víspera de reyes, así que decidí no abrirlo hasta ésta mañana, ha sido difícil no caer en la tentación, pero lo he logrado. Vaya regalazo!

  29. me encantó tu diario tejeril y me sacaste mas de una sonrisa, esperaré con ganas las próximas entregas. Persevera en el tejido y en el escribir, lo segundo lo haces muy bien y no dudo que lograrás lo mismo con el primero. Desde Chile un abrazo

  30. Bien por ti …….porque uno no sabe cuando lo va a necesitar y ahora que casi escasea el trabajo…… es una buena oprtunidad de aprender,… acá en mi pais muchos artesanos son varones tejen de todo, telares a palitos, crochet y ahora hasta diseñan modelos vaya mundo primero queriamos la igualdad y ahora hasta en los menesteres de los hogares nuestros esposos maridos novios parejas etc etc etc nos siguen HURRA POR TIIIII.Y SALUDOS PARA TU NOVIA

  31. Que bonito,no me imagino a mi esposo diciendo lo mismo,ya que siempre estoy igual que Angela;bueno….. la mitad del tiempo me la pasado desbaratando y arreglando los tejidos a mi manera,el solo me mira, menea la cabeza y me dice cuando vas a terminar eso.Pero claro el jamaas intentaría coger unas agujas.Te felicito…..y todas las felicitaciones para Angela,por tener un compañero tan unico.

  32. Tejedor, con lo de Tejer en la Literatura,
    te pasaste ! un grande !
    muchas gracias!

Los comentarios están cerrados.