A la caza del patrón perfecto: Chales

La categoría de chales en ravelry es una de las más interesantes. Muchas de las tejedoras ralverianas ya tendrán en sus armarios un estante dedicado a esta prenda tan versátil. El porqué de su éxito es que son piezas relativamente rápidas, al menos comparadas con un jersey; muy llamativas, si llevan una buena dosis de calados; o sencillamente utilizan puntos básicos que quedan muy resultones. No obstante, seleccionar patrones de chales es bastante difícil.

En esta ocasión quiero hacer un homenaje al punto bobo. Aquella persona que le puso nombre pensó lo mismo que yo: menudo punto más simplón. Se teje del derecho tanto en las vueltas de derecho como de revés cuando se teje recto, o una vuelta del derecho y otra del revés cuando se teje en circular. Pero a medida que ha ido pasando el tiempo, he visto la virtud de este punto, en otros sitios denominado como punto de musgo o de Santa Clara. Pues bien, el punto de musgo (nada como tejer alguna cosa en verde para entender el porqué de su nombre) es uno de mis puntos favoritos. Es ideal para tejer sin pensar demasiado, para viajes, para charlas, para esos momentos en los que queremos tejer pero no estar continuamente pendientes de un gráfico.

Pues bien, he hecho una selección en la que este punto resalta de manera especial.

Bandana Shawl, de Gray Box Designs.

Este es un chal estilo pañoleta muy sencillo e ideal para iniciarse en el mundo del punto. Es un patrón infinito, podemos tejerlo hasta apurar al máximo la lana. Es de los que entrarían en la categoría ‘regalo a mano ultra-rápido’.

Mara, de Madelinetosh.

Este es otro de los grandes clásicos de los chales de Ravelry. Un maxichal a punto de musgo pero con una lana más fina. Es un patrón que está pensando para agujas del 4.5 que fácilmente podemos adaptar tanto para agujas menores como mayores. Uno de los detalles más bonitos que tiene este chal es la puntilla, tejida en punto elástico que le aporta un delicioso efecto ondulado en el borde.

Hitchhiker, de Martina Behm.

Esta es otra de mis diseñadoras favoritas a la que también le fascina el “garter stitch” (punto de musgo en inglés). Además de todas las bondades que hemos contado de este punto, hemos de decir que es reversible, cosa que aprovecha este diseño. Es ideal para aquellas lanas coloridas que le dan un toque especial al chal. Además, esos piquitos hacen que tenga una estética muy actual.


Hansel, de Gudrun Johnston.

Este es un ejemplo de “Hap shawl”, un chal propio de la región de Shetland, en Inglaterra. Este tipo de chales, tejidos todo en punto de musgo, tienen siempre la misma construcción. En primer lugar, se teje el triangulo central, después se retoman los puntos del borde y finalmente se teje la puntilla. Este chal, en su segunda parte, introduce el denominado punto de pluma, también llamado de pavo real, que lo hace ideal para introducir otro colores y darle movimiento.

Y la buena noticia es que todos estos proyectos los podéis realizar con las deliciosas lanas que os ofrecemos en nuestra tienda online.

Otras entregas:

Bufandas de verano.

Gorros.

Mantitas invernales.

Mitones.

Ponchos.

Nota: otros posts de esta serie, junto con algunos de los más importantes de la historia del blog, están recopilados en la nueva sección Lo más destacado.

Anuncios

5 comentarios en “A la caza del patrón perfecto: Chales

  1. me encantan los chales y he hecho unos cuantos, de todos mi favorito es el Dream Stripes.

  2. Me encanta este post. No conocía ninguno de estos modelo y el segundo me ha parecido precioso.

  3. Buscando chales sencillos he llegado a este post y me han gustado mucho. Nunca he hecho ninguno y quería uno facilito y resulton para empezar. ¿Teneis algún patrón de estos traducido al español?.
    Si es así dedidmelo por favor.
    Muchas gracias
    Mº Jose

Los comentarios están cerrados.